Actividades curso 20/21: Proyecto MicroMundo

En estos últimos días de junio se van a publicar en la web una serie de interesantes actividades que se han desarrollado en nuestro instituto a lo largo del curso 20/21 y que aún no habían sido dadas a conocer.

El proyecto MicroMundo es la rama española de los proyectos internacionales Tiny Earth (2018, Wisconsin Institute for Discovery) y Small World Initiative (SWI; Yale University, 2012) creados por el equipo de la Dra. Jo Handelsman en EEUU, donde han alcanzado un gran éxito. Su objetivo es acercar la cultura científica y la investigación biomédica a jóvenes estudiantes para fomentar la vocación investigadora. El planteamiento experimental es idéntico al célebre hallazgo casual de la penicilina por Alexander Fleming, si bien de manera dirigida y participativa, con el objetivo de descubrir nuevos antibióticos. 

El proyecto MicroMundo está coordinado por la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y en él participan de manera coordinada casi treinta Universidades e Institutos de Investigación de toda la Península Ibérica, entre las que se incluye la Universidad de Castilla- La Mancha (UCLM).

El curso pasado, previo a la pandemia, el profesorado implicado en el proyecto acudió a las jornadas de formación convocadas por la UCLM. Allí se nos enseñó cómo llevar a cabo en proyecto en nuestras aulas, siempre bajo el asesoramiento del personal asignado desde la UCLM y con el apoyo logístico necesario, ya que se nos ha facilitado todo el material necesario para cada una de las prácticas.

Previo a la realización del proyecto con los alumnos de 4ºESO realizamos una experiencia también promovida por la UCLM, enmarcada dentro de la Semana de la Ciencia, en la que descubrimos la ubicuidad de las bacterias y hongos. Realizamos un cultivo de microorganismos presentes en nuestras manos antes y después de haberlas lavado con hidrogel. En casi todos los casos encontramos que antes de lavarnos crecen muchas más bacterias y hongos  que después de habernos lavado y… ¡que los microorganismos están presentes aunque no los veamos!

   

 

 


El proyecto comenzó en clase con una charla virtual inicial en la que la dra. Cristina Pintado, profesora en la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la UCLM, explicó al alumnado de 4º ESO el problema del crecimiento de microorganismos resistentes a los antibióticos debido, entre otras cosas, al mal uso que hacemos de estos. En esta charla también nos explicaron cómo iba a llevarse a cabo el proyecto de investigación que seguimos en la clase:

  • Los alumnos debían recoger suelo en un tubo Falcon. En una hoja de registro deberían anotar las condiciones meteorológicas en que lo cogieron, la localización y todos aquellos datos que consideraran interesantes. Si bien estaba previsto que esta parte del proyecto se llevara a cabo durante las vacaciones de Navidad, para que el muestreo fuera más extenso aprovechando que los chicos visitan a sus familiares en otras localidades, la llegada del temporal Filomena impidió que fuera así y tuvimos que retrasarlo un par de semanas.

  • Una vez recogido el suelo los alumnos realizaron diferentes diluciones seriadas del mismo, y las cultivaron en medio apropiado para el crecimiento de bacterias. 

  • Tras una semana los alumnos observaron las placas. Tomamos nota del color y forma de las colonias y seleccionamos todas las colonias aisladas que podían pertenecer a especies diferentes. Estas colonias fueron trasladadas a otras placas en las que previamente se habían extendido bacterias control.

  • De nuevo tras una semana observamos las placas. Esperamos que en la placa crezca un manto de bacterias control (translúcido) y sobre ellas una colonia de las bacterias aisladas de nuestro suelo. Aquellas bacterias con propiedades antibióticas no permitirán el crecimiento de las bacterias control, por lo que observaremos en ellas un halo de inhibición. Estas bacterias hay que conservarlas, ya que son productoras de sustancias químicas que inhiben el crecimiento de bacterias potencialmente perjudiciales para nuestra salud.

En nuestro caso fuimos capaces de aislar una colonia con actividad antibiótica, de un suelo recogido del jardín de una alumna. A pesar de ser solo una colonia positiva es un buen resultado, ya que no existen muchas bacterias con actividad antibiótica. De este modo hemos podido completar todo el experimento.

Las placas con las bacterias positivas se han entregado a la UCLM para que ellos aíslen la bacteria concreta, la identifiquen y determinen qué sustancia química segregada es la que produce la antibiosis. Aunque no es muy probable, con suerte es una sustancia no identificada todavía y hemos ayudado a la identificación de un nuevo antibiótico que podría salvar vidas.


Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada. Un saludo