Diario de Viterbo, día 5


Día 5. Viernes 30 de marzo
A primera hora de la mañana nos hemos reunido con nuestros compañeros italianos en la “Piazza dei Comune” para visitar el Ayuntamiento y sus instalaciones.
Antes de entrar al Ayuntamiento hemos compartido una pequeña charla con el senador de la provincia que hoy asistía a una reunión en Viterbo.
A pesar de ser un día de mucho trasiego en el Ayuntamiento y estar programada una reunión muy importante referente a los presupuestos de la ciudad, hemos podido pasear por las distintas salas y comprobar la belleza que esconde Viterbo en cada uno de sus rincones. Tanto a profesores como a alumnos el alcalde, D. Giulio Marini,  nos ha obsequiado con un libro de poesía de Cesare Pinzi (1842-1917) poeta e historiador viterbesi.
Tras la visita al Ayuntamiento hemos podido pasear por la ciudad y realizar algunas compras.
A las tres de la tarde ha comenzado el ensayo general de nuestros compañeros del Instituto Orioli en el “Teatro dell Unione”, edificio construido siguiendo el estilo italiano en el siglo XIX para que los ciudadanos de Viterbo pudieran disfrutar de una de las mayores pasiones que tienen los italianos: la ópera. Entre las principales características del teatro están la separación entre la sala y la escena mediante un foso para los músicos, la cuidada simetría y perspectiva para el espectador y las refinadas decoraciones con que cuentan sus salas. El Teatro dell Unione es una verdadera joya de los teatros históricos italianos.
Durante más de dos horas hemos podido disfrutar de un musical profesional lleno de ritmo y con unos decorados propios de un montaje de Broadway. 130 alumnos en el escenario representando una obra original basada en el cuento de “La Bella y la Bestia” y su origen en el Lago de Bolsena y el pueblo de Capodimonte. Con menciones al Quijote y a temas actuales como el trato que se le da a los inmigrantes en algunos países europeos el instituto Orioli nos ha demostrado con esta representación que es posible otra escuela, una escuela en la que prima la integración y los valores,  en la que el teatro ayuda a sus alumnos a ganar autoestima y a superar barreras, una escuela que ha encontrado un camino para que lo que se estudia en las aulas sea útil y tenga reflejo en los estudiantes y su entorno.
Esta visita la hemos cerrado como se empezó, comiendo pizza y pasta en el restaurante La Cava y en compañía de los profesores de un instituto maravilloso, lleno de vida y de ganas de ayudar a sus alumnos.
En el día de partida el aeropuerto de Fiumicino nos guardaba una agradable sorpresa como podréis ver en el vídeo.
Para terminar, sólo podemos decir que ha sido una experiencia inolvidable que nos ha permitido conocer la realidad educativa de otro país y ha ayudado a unir dos centros y dos comunidades en torno al teatro.
Actividades de este tipo ayudan a aprender idiomas, ampliar las posibilidades de estudiantes y profesores, desarrollar una perspectiva internacional y construir el sentimiento de ciudadanía europea.
Muchas gracias Erasmus+ y muchas gracias Orioli por hacernos sentir tan bien.

















Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada. Un saludo