Diario de Viterbo (1)

Día 1. Lunes 25 de marzo.
A las 5,30 de la mañana salimos el grupo de 9 alumnos y 2 profesores del centro camino a Viterbo (Italia). Como es habitual nuestros alumnos nos dieron un ejemplo de saber estar a lo largo de todo el viaje. A las 11 de la mañana aterrizábamos en Roma y tras un largo pero precioso viaje en tren, recorriendo un paisaje lleno olivos y lagos de origen volcánico, llegábamos a Viterbo.

La amabilidad de nuestros anfitriones (nos recibieron Aldo y Dávide) hizo que tanto alumnos como profesores nos sintiéramos rápidamente como en nuestra propia casa.
Debido a la hora y que era fiesta en Viterbo tuvimos que comer en un restaurante de comida rápida y a base de pollo. Creo que este desliz culinario lo vamos a remediar con creces a lo largo de los próximos días.
Después de la comida dimos un pequeño paseo por la ciudad y sus plazas y fuentes más significativas. Con calles empedradas y estrechas esta ciudad medieval nos recordó mucho a Toledo.

Como todos estábamos cansados nos retiramos a L’íncontro, el magnífico hotel en el que Federico, su dueño, nos volvió a hacer sentir como en casa. Por la tarde-noche nuestros compañeros del instituto Oriolli nos invitaron a cenar en un restaurante típico italiano, decorado con reproducciones de arte etrusco, en el que pudimos comprobar la verdadera pasta, pizzas y helados italinos. A las 11 a dormir. Con la promesa de que el martes por la noche, con un poco más de fuerzas, saldremos a dar una vuelta tras la cena.

Mañana toca conocer el instituto y su trabajo. Por la tarde lago de Bolcena.





Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada. Un saludo